Niños

26 junio, 2006

Los niños son esas pequeños hijosdeputa e infantiles seres de apariencia subhumana y que al crecer, algunas se quedan de hijasdeputa y otros se quedan de infantiles. A pesar de que muchos presentan un aspecto que las mujeres califican de adorable no debemos confiar bajo ningún concepto en ellos bajo pena de castración de libertád.

Este fin de semana he tenido en mi casa, o mejor dicho en casa de mis padres, un par de sobrinos dandole unos días de descanso mental y sexual a sus padres, cosa que espero hayan cumplido por el bien de su estabilidad emocional.

Lo peor no son los niños revoltosos, no no, los tranquilos son los descendientes de satán, los que ocultan con su silencio y su parsimonia la realidad que hemos olvidado de cuando fuimos como ellos. Ante esa aparente calma chicha que dejan caer cuando estás mirando se oculta un halo misterioso de tortura y dolor psicológicos que puede golpearte en cualquier momento.

Es parte de su plan de destrucción neuronal familiar mantenerse en silencio viendo los dibujos animados cuando tu estás preparandote un sandwich en la cocina y hacerte pensar que si están tan callados es porque están haciendo algo malo, algo muy malo de consecuencias funestas y que probablemente acabe con la estabilidad entre materia y antimateria en este universo y/u/o plano astral.

Cuando sueltas el morcón y sales corriendo silenciosamente para ver si los pillas ellos activan su plan de contingencia anti-titos y, escondiendo el descuajeringaojetes, saltan sobre el sofá haciendo como que no están planeando nada. Si si, yo lo se, conozco vuestros cerebros maquinadores de tramas anti paz-mundial y que un día os levantareis contra el sistema establecido para erguiros como amos del universo. Pero yo estoy atento, no duermo para vigilaros y manteneos bajo el yugo del poder establecido desde el principio de los tiempos.

Es esa aparente tranquilidad lo que te mantiene alerta, poniendo tus sentidos sobre ellos aunque te cueste la salud y unas cuantas horas de sueño, aunque te impida salir a la calle porque si, ese es el momento de saltar sobre tu colección de figuritas de guerreros del caos y convertirlas en un grupo de bomberos tratando de rescatar al gato que se ha subido a tu señor de la destrucción. Niño, dejate eso que me vas a amariconar las ordas de plomo espectantes del momento de salir y ver la luz de un tablero de verdad.

Lo peor es que como saben qué es lo que más te molesta, lo hacen cuando no miras no dejando pruebas de sus fechorías y sin dejar de averiguar la razón de por qué pikachu no habla. En el momento en que vuelves la cabeza para mirar al salchichón que has dejado colgando del borde de la mesa se apresuran a completar su maquiavélico plan de dominación mundial y dejarlo residente, en espera de desplegarlo cuando las cirscunstancias sean las apropiadas.

Al final, y tras un par de días de vigilancia constante, no consigues pillarlos haciendo nada y tienes que reconocer que, a pesar de que pueda parecer fastidioso quedarte con los niños de tu hermana un fin de semana, lo has pasado bien y que los pobres críos se divierten con cualquier cosa. Quién pudiera, oiga.

Te odio

21 junio, 2006

Si, que pasa, y no tengo lo que tú consideras una buena razón. Simplemente te odio o me caes mal en el mejor de los casos.

Esto ya me pasó antes entre los 17 y los 22 y pude salir no se bien ni como así que veremos a ver que tal me va ahora. Quizás sea por la presión escrotal provocada por los 3 o 4 meses que llevo sin meter o porque últimamente me están tocando los presores en el trabajo, cualquiera de las dos razones me vale así que adjudicate la que más te guste.

 Cuando estas en plan odio al mundo,por una parte estás jodido pero por otra haces más cosas. He vuelto a estudiar y a programar, lo cual hacía tiempo que no conseguía y aunque me está costando, empiezo a vencer a la procastinación (buscalo en la wikipedia, inutil).

 La cosa se acrecentó el otro día cuando me llamaron la atención por llevar el polo por fuera del pantalón. Después de matar a Bambi y de provocar las guerras del golfo tengo que reconocer que es lo peor que he hecho en mi vida, merezco un castigo ejemplar como que me quemen los pezones o que me dejen otros tres meses sin follar. 

 Cuando eres un chico malo como yo sueles caer en la tentación de realizar maldad tras maldad y dejarte la tapa del water levantada o cambiar de canal cuando empieza salsa rosa. A pesar de que guantanamo está abierto por mi culpa y de que provoco estupidez crónica en el congreso creo que no se me ocurre algo peor que lo que he hecho y merezco la humillación publica que recibí o algo incluso peor.

A pesar de que he recibido mi justo castigo, he decidido que para no mostrar debilidad en mi reinado del imperio del mal voy a vengarme de la mejor manera que se me ocurra. Podría mutilar niños en Somalia o destruir la fuente de energía ilimitada que tengo detrás del lavabo pero creo que lo mejor va a ser optar por el método sutil y hacerle saber al mundo mi pecado y mi justo castigo, sobre todo a la parte del mundo que rodea a mi castigador.

Mi plan empieza a funcionar y la gente me pregunta que porqué me meto el polo por dentro cuando voy al lavabo a lo cual contesto poniendo cara de bruja quemada que doy gracias por mi publica crucifixión y que merezco más. "Jo tio, vaya mierda" me dicen, porque los pobres mortales no entendeis lo jodido que es ser primo hermano de Saddam, nieto de Hitler y sobrino de Bush y que no puedes dejar de joder al mundo. Es genetico, lo siento pero así es la vida.

Mientras no me echen, la cosa irá bien porque yo me voy a cachondear y a reir de la madre de alguna y mis compañeros pasarán el tiempo con mis tonterías así que tendré que joderme y seguir con este plan indefinidamente. La vida sigue y yo también, aunque no creas que por eso voy a dejar de odiarte.

 PD: Del viaje overseas ni hablar, que te crees, ¿que vas a cruzar el charco? No palurdo, tu esperate a que te jodamos con tu subida de sueldo y luego buscate la vida.

Londres o paja

5 junio, 2006

El otro día usé el viejo truco de enviarle un correo malformado a mi jefe para que me mande de viaje a Londres o Edimburgo a hacer un curso.

El método es sencillo, envías el correo de manera que parezca que es por aqui cerca y sin dar presupuesto y tras unas cuantas lineas en blanco pones en una linea y sin espacios lo que falta. Esta técnica se basa en el desconocimiento general que tienen los jefes sobre cualquier asunto de índole técnica, y cuando digo técnica me refiero a usar el scroll para ver el final de un correo.

El caso es que parece que ha funcionado y me ha convocado para una reunión y hablar del asunto y presupuesto con los jefes. Ahora viene la parte más dificil porque tienes que ocultar el mayor tiempo posible los datos esquivando el peligro.

Hay que distraer la atención de los asistentes con mentiras sobre el aumento en la efectividad laboral, el mejor trato al cliente, la calidad de los conferenciantes o la distancia entre las lunas de Saturno si hace falta. Ojo con este último tema, solo sacarlo en caso de que falle lo demás. Si consigues retrasar la entrega de la información hasta el último momento lo mismo triunfas porque a los jefes no les gusta perder un rato en nada y al menos se lo pensarán.

Si te paras a pensarlo es como ligar. Es un proceso de engaño descarado en el que tú, un tipo miserable y con la mente corrompida por la masturbación (lo de quedarse ciego es mentira, te lo digo yo que me lo ha contado un doctor de verdad) te haces parecer una persona encantadora y capaz de pasar horas mirando un ramo de rosas o los ojos de tu chica. Todos sabemos que el último fin del arte del ligoteo es mojar el churrito pero nosotros somos felices pensando que lo vamos a conseguir y ellas que realmente nos importa el color del vestido que se acaban de comprar.

Si consigues aguantar la realidad hasta el final, es posible que triunfes y acabes moviendo la colita al otro lado del canal de la mancha, y si no, siempre te queda meneartela cuando no mira nadie.

Prólogo

4 junio, 2006

Es de personas educadas presentarse antes de comenzar una relación. Quizás yo no sea una persona educada, pero quedo bien si comienzo el blog de esta manera, además, ya sabes que la primera impresión es la que cuenta y no quiero empezar con un mal rollo.

Normalmente, tras una presentación entre desconocidos, se empieza con una charla estúpida como puede ser "Así que tu eres el compañero de trabajo de mi mujer" o "Está buena la langosta, ¿eh?" y no voy a ser yo quien rompa una tradición de miles de años de vanalidad así que voy no voy a hablar de mi mismo ni de los problemas de hambre en Zambia.

Voy a hablar del tema más vanal, intrascendente y simple que me viene ahora mismo a la cabeza y casi con total certeza será la última vez que hable de esto, política.

Tratar de mantener una conversación sobre política es como dar un caramelo a un dos niños y dejar que se lo repartan. Si dos personas se declaran de semejantes principios políticos, a la única conclusión que llegarán será que ambas tienen razón. En el caso de que no coincidan es absolutamente imposible que una convenza a la otra o que pongan algún punto en común.

Hablar de políticos tampoco tiene sentido, porque son lápices a los que no se les puede sacar punta. Tan convencidos están de ser los salvadores del mundo que ni se molestan en aprender otro idioma para hacer un trabajo medianamente decente. Es aún peor, la mayoría ni siquiera han estudiado Ciencias Políticas (¿realmente esto es una ciencia?), y luego hablamos de intrusismo laboral en la informática, agarrate a esa.

Si hablamos sobre decisiones políticas, mejor nos dedicamos a discurrir sobre los anuncios de compresas porque la conclusión es la misma. No tienen sentido. Y no hablemos de los debates en el congreso porque ya es que me troncho de la risa.

En fin, como el asunto no tiene miga a la que agarrarse, mejor dejarlo ya y darse por presentado para que a la próxima no me pregunteis que quien soy o de donde salgo.

Buenas noches y hasta mañana.