No te lo esperabas, ¿eh? Pero si, efectivamente, se que eres un obseso sexual, un enfermo o un seguidor del diablo. Tranquilo, no te culpo, es la sociedad la que te ha hecho así. Ni la jartá de ver peliculas porno que te has dado en la adolescencia ni las veces que has espiado a tus padres haciendo hermanitos han influido en ello. Eres una persona normal castigada por las injusticias de la vida, la televisión y el mundo en general.
Te preguntarás como sé lo que eres. Muy sencillo, hoy me ha dado por mirar las busquedas que hace la gente para llegar a mi blog y me he visto grátamente sorprendido al encontrarme con que esto es un nido de depravados y maniacos. No esperaba menos de mi blog y de sus visitantes; al principio quería escribir aquí mis historias y matar algunos demonios interiores pero creo que voy a pasar de chorradas y a dedicarme a poner videos de guarradas o instrucciones para contactar con Satanas.

Antes de eso, me voy a tomar la licencia de dar algunos consejos a mis anteriores visitantes en base a la frase que han usado para llegar aquí. Paso a ello sin más dilación.

– “quiero saber si tengo sifilis”. Creo que si te has ido de putas o te has tirado a una tía tan sucia que te da la impresión de que tiene sífilis, lo mejor es que vayas al médico, no, en serio, a él no le importa, trata todos los días con gente como tú y lo más probable es que te cure además. En Internet se pueden hacer muchas cosas pero no creo que se puedan hacer pruebas de ETSs; al menos de momento.

– “mi novia me a puesto los cuernos pero la”. Aquí no se que decirte, sobre todo porque no se como termina la frase, supongo que será un problema de wordpress, de tu buscador o de vete tu a saber qué. Si la frase es “mi novia me a puesto los cuernos pero la quiero” puedes hacer dos cosas, seguir con ella o dejarla, depende de lo que la quieras, de con quíen te los haya puesto y de como te hayas enterado. Si la frase es “mi novia me a puesto los cuernos pero la puerca de su madre me pone brutísimo” la cosa ya cambia, sigue con ella y mira a ver si te la puedes ventilar. A la madre, claro.

– “dos niños haciendo el amor”. Esta frase me deja atónito. En serio, lo más normal para un pedófilo es poner “dos niños follando” o “sexo entre adolescentes”. Quizás seas un pedófilo reprimido y te da corte reconocer lo que sientes y lo que haces cuando tu mujer se va al trabajo. No te averguences, chaval, sal a la ventana y grítalo a los cuatro vientos. “¡¡Soy un pedófilo y me la casco ante el ordenador!!”

– “he dejado a mi novia”. Enhorabuena, chaval. ¿Que es lo que quieres ahora? ¿Que te busque otra? Sal por ahí, emborrachate y tirale los trastos a todo bicho viviente, alguna pillarás que esté bien o por lo menos con la que te puedas desahogar. Eso sí, ten cuidado no te vaya a pasar como al de arriba y pilles la sífilis.

– “mujeres murcianas que quieren follar”. Bueno, bueno, bueno. ¿Te paso una lista o te mando mejor un par directamente a tu casa? Algunas veces es increible lo que la gente busca en Internet. ¿Pero tú que te crees, tio? ¿Que te van a caer del cielo como agua de lluvia? Vete de putas y desahogate un poquito que me da la impresión de que te hace falta y que con ese arte que tienes para expresarte te va a costar trabajo ligarte alguna sin pagar. En “La verdad” tienes un montón, enga, llama.

– “me he enamorado de un tio que tiene novi”. Joder, falta lo mejor, la última letra. Si es una ‘a’, de puta madre, tirale al cuello y que se las apañe él solito con su pareja. Si es una ‘o’, más te vale ser un tio, porque si no, lo llevas claro.

– “metodos de satanas para hacer caer en la”. ¡¿En la qué?! ¿En la tentación? Que yo sepa a Jesusito se lo llevó al desierto y lo tuvo dando vueltas por allí un buen rato. En cualquier caso, si piensas que has sido poseido por el diablo te aconsejo que vayas a hablar con tu exorcista local que seguramente te encontrará un remedio mejor. O mejor, vete a hablar con un psiquiatra, que lo mismo te cura y todo. ¡Ah! ¡Y que no se te olvide supervitaminarte, supermineralizarte y superdejardejugarconlatablagüija!

– “como ligar a un compañero de trabajo”. Pues igual que con cualquier otro, ¿no? Aunque mejor que no se entere tu jefe porque lo mismo te larga. El “Manual para ligar con compañeros de trabajo” me lo dejé en casa, luego lo subo y te lo lees que seguramente te vendrá bien, aunque yo personalmente creo que mejor que te leas la “Guia de autoayuda, o de como buscar novio sin que te suponga un marrón”.

Hay más, pero esos son los mejores y estoy seguro que despues de esto tendré una mayor colección de psicópatas y depravados sexuales. No te cortes, hazte una pajilla pensando en mi ya que estás.

Carta Abierta

25 julio, 2006

Al señor Belluga, al obispo de Murcia y/e/u/o Cartagena, al papa/emperador Palpatine XVI y a quien pueda afectarle o interesarle. Me dirijo a ustedes desde mi humilde ordenador en mi pequeño cubículo para expresarles un sentimiento y una opinión que me viene rondando desde hace unos días.

Probablemente a estas alturas ustedes ya piensen que saben a que me refiero por su experiencia anterior al recibir cartas como esta. pero me temo que están equivocados. En esta ocasión no voy a hablarles sobre posibles engaños que estén cometiendo en contra de la humanidad, ni de crimenes pasados, presentes o futuros; ni tan siquiera les voy a hablar sobre manipulaciones o tramas para obtener el poder. No, dejo esos temas para otras personas o para otra ocasión.

El motivo de la presente es comentarles el insoportable ruido que tenemos que soportar las pobres almas murcianas al pasar por la plaza del Cardenal Belluga, concretamente junto a la puerta principal del palacio arzobispal o episcopal o como quiera que se llame. Se trata de un sonido rítmico y acompasado pero permanente, de un tic tac o de un click clock, de un continuo martilleo sobre nuestras pobres y mortales cabezas que no para de sonar ya sea día o noche.

No se si se tratará de un reloj de la época del señor Belluga o de un problema eléctrico que hace sonar el eterno derrame de venganza sónica sobre la humanidad. Quizás solo sea el recuerdo del infierno que nos espera tras lo que consideramos una vida feliz y despreocupada o quizás solo sea un pájaro loco picoteando en una pared. No me importa, tanto si es una cosa como otra, pero, por favor, haganlo callar, detengan el sonido que me acompaña en mis pasos junto a la catedral y que probablemente fastidie a muchos, más aún ahora que hay conciertos nocturnos en tan excelso lugar.

No quiero ponerme pesado así que creo que con las palabras escritas me basto y me sobro para expresar lo que pienso. Espero sepan entenderlas y aceptarlas. Me despido con un saludo.

Actualización: Gracias por haberme escuchado tan pronto!!

La borracha de la Sexta

13 julio, 2006

– Luis.

– Que hay, Jose.

– Te has enterado de lo de la borracha de la Sexta, ¿no?

– Si, claro, es uno de esos videos que corren como la polvora, como el del Opá, los del gañán o el de las bragas de la leti.

– No me refiero a eso. Es que resulta que no se había emborrachado.

– Claro que no, es que pasaba por allí, el tito Pampero la miró, ella lo miró a él, ambos se miraron y surgió el amor. A las dos horas se estaban haciendo el amor el uno a la otra y a consecuencia de ello se quedó embarazada lo que le provocó un bajón de azucar y dió la sensación de que estaba borracha, pero en realidad no lo estaba, era fruto del amor.

– ¿ein?

– Nada, es que últimamente veo mucho House.

– Le han hecho una entrevista en el 20 minutos y dice que trabaja de azafata y que acababa de llegar de méxico por lo que tenía Jet Lag y estaba muy cansada. Por eso daba la sensación de estar borracha.

– Ya veo. ¿Y, en qué sección del periódico lo has leido? ¿en humor? ¿en chorradas varias? ¿o en historias para tontos?

– Es solo una entrevista. Además, ahora dice que no la han despedido, solo que no la han llamado para trabajar en Julio.

– Si, claro, y a Julio Cesar no lo mataron, solo lo retiraron del cargo de emperador por que casualmente tenía un cuchillo en el pecho y no quedaba bien para las estatuas. Algunas veces pienso que o eres muy tonto o muy inocente, no se cual es peor. ¿Pero tú es que te crees todo lo que dicen en el periódico o en la tele es cierto? A ver si te voy a tener que enseñar ahora a distinguir Matrix del mundo real.

– Todo no me lo creo, pero vamos, la pobre no tiene la culpa, estaba trabajando.

– Si, tropezó y sin darse cuenta estaba borracha, a mi me pasa un par de veces a la semana.

– Acababa de llegar de México, estaba cansada y tenía una infección de garganta.

– Que seguramente le afectó al cerebro porque los ojos cansados, la falta de equilibrio y la retaila de tonterías que soltaba estaban causadas por el trastorno en el organo de la consciencia que se localiza en la garganta. Si es que esto del cambio de hora es una putada, estás de fiesta y de repente te acuerdas de que tienes que ir a currar, ¡y a la tele, nada menos!

– Al parecer ella vive en Holanda y no habla perfectamente español lo cual ha causado que parezca lo que no es.

– ¿Que vive en Holanda? Pues ahora me lo has dejado más claro. No estaba borracha, estaba drogada. Ya sabes, “oye, colega, vamonos a un coffe de esos a tomarnos algo, si no va a a pasar nada”. Seguro que su jefe la emborrachó y acabó montándoselo con ella, por eso no la ha echado todavía. Va a dejar pasar un mes no vaya a ser que esté embarazada y lo denuncie.

– ¿No te da pena?

– Supongo, pero no mucho. Creo que le va a costar trabajo volver a encontrar trabajo como no sea en “Salsa Rosa” o en “Donde estás, corazón”. Como mucho podrá obtener un puesto de consejera de algún ministro o de jefa de alguna consultora, no se me ocurre ahora mismo ninguna en concreto.

– Eres un cínico.

– Y tú un inocente.

– Pues eso.

– Pues vale.

El retorno

5 julio, 2006

Comencé a escribir aquí para ponerme a prueba a mí mismo y como una especie de experimento social personal. En cierta ocasión escribí un par de críticas de cine e historias que recibieron favorables críticas por parte de algún que otro amigo y necesitaba saber si realmente podría mantener un nivel aceptable en las cosas que escribía. De ahí surgio esta historía por la que ni aposté ni consideré de gran importancia.

A raíz del post titulado “Cancer” que recibió por parte de una de las dos únicas personas que conocían este blog una severa reprimenda por mi carencia de escrúpulos y por mi idea de la vida (la cosa se complicó cuando dije que los sentimientos, y sobre todo el amor, son puro egoismo) decidí abandonar el blog enviandome a mí mismo un mensaje de despedida.

Te puedes imaginar cuán mayuscula ha sido mi sorpresa cuando esta mañana mi compañero de trabajo, Miguel Angel,  me ha asaltado y me ha dicho que si acaso pensaba que iba a escribir algo y que él no se iba a enterar estaba muy equivocado. No contento con eso, ha escrito una entrada en su blog ensalzándome no solo como escritor sino además como persona.

Éste singular acontecimiento ha provocado que retome la dulce tarea de expulsar de mí las comeduras de olla que se me pasan por mi calenturienta cabecita y ha concluido en la escritura de otra nueva entrada, espero, la primera de muchas.

Aunque me resulta muy violento leer como otra persona escribe semejantes cumplidos acerca de mí y a pesar de que soy muy poco partidario de éste tipo de respuestas, me siento en la obligación personal de devolverle el favor escribiendo acerca de él, aunque me voy a tomar la licencia de seguir la misma estructura que ha seguido él conmigo.
Miguel Angel Campos es una de esas personas que capta las bromas a la primera, sin necesidad de explicación, es tán o incluso más geek/friki/nerd/loqueseteocurra que yo, aunque no estoy muy seguro de que esto pueda ser un cumplido y realiza un trabajo excelente como administrador de bases de datos (y estoy seguro de que muchas cosas más que aún quedan por descubrir) en un ambiente en el que lo más facil es tocarse las pelotas una vez con la mano derecha y otra con la mano izquierda.

A pesar de que a mi no se me pueda considerar como un señor, no se puede pensar lo mismo de Miguel Angel porque sus maneras son de un excelente amigo y compañero. Sin haber tenido la oportunidad de ponerlo a prueba se de sobra que se puede confiar en él tanto laboralmente como personalmente. Y no, él tampoco usa bastón ni le eructa en la cara a Pepa cuando se descuida, eso es más bien cosa mía que aprovecho la mínima para meterme con todo el mundo y aprovecharme de las debilidades ajenas.

Al leer su blog te das cuenta de que no es una persona corriente, la lucidez de algunos de sus post contrasta con el desatino que personalmente considero hablar de política y que en ocasiones se refleja en alguna de sus entradas.

Podría estar horas hablando sobre él pero creo que no procede y que lo mejor que podeis hacer es pasaros a menudo por su blog y echarle un vistazo a sus opiniones. Estoy seguro de que tu ranking de pajas, o pagerank o como se llame se incrementará al yo añadir este enlace en mi blog que a partir de ahora podeis ver a vuestra derecha.

Para acabar y poner punto y seguido en este blog, voy a dedicarle al amigo idealista que cree en el amor pero sin embargo no cree en Dios (¿no crees que son dos conceptos similares? Invenciones del hombre para tomar el control de algo) la entrada en el también magnífico blog El sentido de la vida que demuestra que no soy la única persona que piensa de esta manera. Aprovecho para añadirlo también a la columna de los enlaces y para aclarar que aunque piense que el amor es puro egoismo pueda llegar a convertirme en una de las personas más egoistas que existan y que siga siendo así.

Nos vemos otro día.

Hermanas

2 julio, 2006

Lili trataba de explicarle a su hermana gemela Laura por qué nunca podrían ser felices juntas. Según Lili eran demasiado parecidas y algún día tenía que pasar algo que las terminaría de separar.

– Pero Lili, llevamos casi 20 años juntas y nunca nos ha pasado nada.

– Tarde o temprano pasará. Sabes que ambas tenemos un caracter muy fuerte y que si no ha pasado algo aún es porque he intentado mantenerme alejada de tí desde aquél día. Es mejor que no nos pongamos a prueba porque acabaremos mal.

– ¿Y que vas a hacer? ¿Te vas a ir de casa como aquella vez? ¿Vas a estar una semana desaparecida para que nos preocupemos por tí y llamar la atención? Esta vez no tienes motivos y solo porque tú pienses que va a pasar algo no quiere decir que tenga que ocurrir.

– Algún día me lo agradecerás. No es tan dificil como parece, seguiremos en contacto. Alguna llamada de vez en cuando, los cumpleaños, la navidad. Será lo mejor para las dos, y lo más facil es que me vaya yo. Tú te llevas mejor con mamá y yo tengo la excusa de la universidad.

– Volverás, y lo sabes.

– Quizás. O quizás no. Lo veremos. Algún día puede que me de cuenta de que cometí un error y que juntas estamos mejor o puede que desaparezca para siempre y no acabemos haciendonos daño.

– Ya me estás haciendo daño, y te lo haces a tí misma. No te engañes pensando que por estar separadas nuestra vida va a ser más facil. Por favor, no te marches.

Lili se marchó al día siguiente. No hacía falta una grán despedida porque solo se iba a buscar un piso para irse a estudiar periodismo. Se estaba haciendo una mujer y era muy madura para su corta edad, o eso es lo que le gustaba pensar a su madre, que las había intentado criar como a una sola sin éxito. Laura sabía que no iba a regresar, que buscaría una excusa para no volver, ya fuera una fiesta en casa de unos amigos o que tenía que entrar en su nuevo piso para poder quedarse. Ya daba igual, no volverían a verse.

En el fondo se sintió aliviada porque sabía que tenía razón y que tarde o temprano alguien se cruzaría en su camino. Fue un adios sin despedida, o quizás un hasta luego.  Algún día se cruzarían por la calle y se darían dos besos como viejas amigas del colegio que acaban de encontrarse y que no tienen nada que contar. Dos vidas separadas por el destino de haber nacido juntas. No deja de ser irónico.

.

Cancer

2 julio, 2006

– Jose

– Dime, Luis.

– Tengo cancer.

– ¿Como?

– Que tengo cancer, ¿estas sordo?

– ¡Que me dices!

– O al menos eso es lo que le he dicho a Lucía.

– ¿Que le has dicho a Lucía que tienes cancer?

– Si.

– ¿Y por qué le has dicho eso?

– Para dejarla.

– ¿Le has dicho a Lucía que tienes cancer para dejarla?

– Hoy estás un poco tonto, si, se lo he dicho, y no quiero tener que repetirtelo todo dos veces.

– Pero no tienes cancer.

– No, o al menos eso espero.
– Eres un cabrón, ¿no?

– ¿Por dejarla o por no tener cancer?

– Por decirle eso para dejarla.

– ¿Por qué? ¿Qué mas dá lo que le haya dicho? Lo verdaderamente importante es que la he dejado. ¿Si le hubiera dicho que la dejo porque no la quiero o porque no soporto hablar con ella habría sido menos cabrón?

– Si, bueno, …, no, …, pero tío, esa no es manera de dejar a una novia.

– Ah, claro, ¿es que hay una buena manera?

– Si, le explicas que has dejado de sentir algo por ella o que has cambiado o que la relación se ha enfriado o algo así, pero no le digas que es porque tienes cancer.

– Osea que me estás diciendo que está bien mentir a una chica para dejarla siempre que no le digas que tienes cancer. ¿Donde esá el límite? Si le digo que que la dejo porque es una mujer problemática está bien pero si le digo que tengo la sífilis está mal, ¿no? Macho, no tiene sentido lo que dices, si la dejo, la dejo y lo que diga para hacerlo es lo de menos.

– A tí no te gustaría que te dejaran así.

– Nunca sabría que es mentira, además, si me dicen que es por una enfermedad incurable me jodería pero en el fondo sentiría lastima por ella y lo pasaría menos mal. Si me dice que no me quiere, me calentaré la cabeza pensando en lo cabrón que soy o si podré volver a tener una relación por el miedo que se me ha quedado de esta.

– Lo mismo piensa que es por culpa suya.

– Tío, el cancer no se pega como un resfriado. No creo que piense que se lo he provocado por darle besos en el cuello o por no acostarme con ella. Si tengo cancer es porque si, puede ser hereditario o porque me he estado acostando con una muñeca hinchable radioactiva. Da igual, el caso es que si lo tienes, lo tienes y estás jodido. Creo que es bastante lógico que si tengo cancer deje a mi novia para que no me vea sufrir y para que no sufra ella. Sobre todo  si no llevas mucho tiempo saliendo con ella.
– Pero no tienes cancer.

– ¿Qué mas dá? La he dejado y punto.

– ¿Y se puede saber por qué la has dejado?

– Porque tengo cancer.

– No hombre, de verdad.

– Es que he conocido a alguien.

– Madre mía, ¿le has puesto los cuernos nada más empezar con ella? Y eso que decías que estabas enamorado.

– No le he puesto los cuernos, solo he conocido a otra persona. Ni siquiera me he liado con ella.
– Osea, que conoces a alguien vete tú a saber donde y por eso dejas a tu novia. Estás enfermo tío. Y me alegro de no ser tu pareja.

– Fué en una fiesta, y no estoy enfermo, te he dicho que no tengo cancer, ¿recuerdas? Además, si fueras mi pareja tendríamos un problema.

– ¿Porque somos hombres?

– No, porque somos amigos. Los hombres de hoy en día ya se pueden casar. Y divorciarse si quieren. ¿Es que no lees los periódicos?

– ¿Y vas a intentar algo con la otra?

– Hombre, es la idea. Sería un imbecil si no dejara a una chica por otra y no le tirara los trastos. Creo que le gusto y es una persona excepcional, muy diferente a las otras chicas que he conocido.

– Eso mismo decías de Lucía.

– Pero eso era antes. Ahora es diferente, hemos de olvidar el pasado y pensar en el futuro. Creo que esta es una oportunidad que no tengo que dejar pasar.

– Pues yo creo que has olvidado que tú no sabes ligar y que dejarás pasar la oportunidad como un imbecil, no conseguirás nada y además estarás solo. Pasarás unos días pensando lo gilipollas que has sido y te tirarás otro montón de días jodiendo al personal, entre ellos a mí.
– Tío, no te pases conmigo que tengo cancer.

– Sigo pensando que eres un cabrón.

– Bueno, yo sigo pensando que eres idiota y por ello no voy a cambiar de opinión ni voy a volver con Lucía.

– Algún día nos arrepentiremos de esto, Luis.

– Que no te quepa duda Jose, pero hasta entonces, Disfruta del momento.