Blogday 2.006

31 agosto, 2006

Para celebrar el estupendo día en el que se me acaban las vacaciones y para no dejar a ciertas personas criticarme porque esté perdiendo mi friquez he decidido unirme a la cosa esta del BlogDay y poner enlaces a algunos de los blogs que leo habitualmente. No uso un software agregador de feeds, prefiero usar Netvibes.com como página de inicio.

Esto del Blogday, mis queridos maníacos, es una iniciativa de algún enfermo mental para andar jodiendo la marrana de los buscadores y en base a los sistemas de indexación que usan éstos, enlazar a to cristo con to cristo y liar la cosa como si no estuviera ya bastante liada. Como a mí lo que me gusta es basicamente joder pues me uno al tema y santas pascuas y alegrías. Ahí va mi lista.

  • Kolmogorov. El blog de un tal Óscar Gil al cual no se ni como llegué pero comencé a leerlo y lo añadí a mi página de inicio y ahí está todavía. En ocasiones ve muertos y escribe cosas interesantes.
  • Tío Petros. Matemático como él solo, el señor Jesús M. Landart nos deleita ocasionalmente con posts relacionados con el interesante mundo de La Ciencia Pura como por ejemplo una serie de demostraciones sobre la infinitud de los números primos. De agradecer para los apasionados por los números.
  • Ciencia de bolsillo. Otro interesante blog sobre artículos o curiosidades científicas para leer en los momentos de desgana intelectual. No te lo pierdas.

Ummmm, ya está, los demás no me parecen interesantes. No pienso llegar al 5. Así os quedais.

Anuncios

Superman returns

9 agosto, 2006

Si, han cumplido la amenaza y a pesar de haber intentado hacer como que no me daba cuenta, al final he tenido que comerme el pastelazo del superheroe de las mallas azules y aguantar como torturan a uno de mis personajes favoritos de juventud. Tranquilo Fary, a tí todavía no te han tocado y contigo no hay quien pueda, tengo fé en ello.

Por el bien de la continuidad de la especie sobre el planeta os voy a desvelar la trama y así evitareis el trauma mental que os puede causar semejante bodrio además de ahorraros los 6 euros que cuesta sentarse junto a una adolescente marujona o un friki sabelotodo.

¿Te acuerdas de cuando Superman era un heroe que salvaba perritos, un ejemplo para la sociedad, un ídolo de niños y una muestra de humildad? Pues a la mierda con todo, esto se acabó con el Señor Reeve. El nuevo Superman es un egolatra, un follador, un rompecorazones y un egoista de los que no hay ya casi. Un macho ibérico, vamos. Por eso, más que Superman, creo que debemos llamarlo supermán.

Nuestro amigo supermán, harto de tirarse a Lois Lane decide que la mejor manera de pasar el rato durante 5 años es desaparecer de la faz de la Tierra y hacer una excursión por Kripton, planeta que todos menos tú, cerebro de acero, sabíamos que había sido destruido. En realidad, yo creo que lo que pasó es que coloreaste de verde tus mallas allá por el año 2.001 y decidiste que para no tener que poner una excusa por no salvar a la gente de las torres gemelas, o mejor dicho, para no tener que poner una excusa por no salvar a la gente de Iraq, lo mejor era salir pitando con el rabo entre las piernas durante una temporada y ver si te encontrabas cuan capitán Kirk con unas niñas de algún planeta lejano y te montabas una fiestecilla interespecies.

Como lo del sexo extraterrestre está jodido, te vuelves al planeta tierra y descubres que en estos cinco años, a tu ex le ha dado tiempo de echarse novio, tener un hijo de unos 7 u 8 años y ganar un premio Pulitzer, no necesariamente en ese orden. Así que, con tus 20 centímetros de moral de acero en barra en la mano, decides que es hora de echar un kiki y le tiras los trastos a la que parece ser la única hembra del planeta, porque, además de fea, es un rato pedante la tía y por si fuera poco, pasa de tu otro tú como de comer mierda.

El numerito de salvar el avión en pleno estadio de beisbol te ha quedado de puta madre, muy patriota, pero podrías haberlo completado posando un poco, mostrando tu masa muscular y ondeando un rato la bandera de las barras y estrellas porque los 5 minutos que te estás ahí recibiendo aplausos no son bastante para tu ego narcisista.

En la era de la comunicación, qué mejor manera de darte a conocer que imitar al otro gran alborotador de masas, Jesucristo García. Así con tus escenitas de los brazos en cruz, tu empeño en hacerle saber al mundo que te necesita y tus posturitas para salvar hembras das un efecto supermolón de hijo de puta Dios y te quedas con las bragas de más de una por el camino. Claro que eso no es bastante; tú quieres las de Lois Lane, y quieres que te las ofrezca ella misma en la boca y de rodillas, que tire el Pulitzer a la papelera junto con el noviete que, por otra parte, no la va a meter en tantos problemas como tú, y se quede en la supercasa preparando tus superhamburguesas y planchandote los supercalzoncillos rojos.

Por si a alguien todavía no le ha quedado claro, el niño de la Lane es de supermán, aunque se quedó en estado larvario hasta que su padre se fué, momento que aprovechó para salir del huevo y crecer medio metro de golpe. Pero, shhhh, no se lo digais a nadie, es un secreto, no lo sabe ni la madre, ni el padre, ni el espíritu santo. Deberías haberte dado cuenta al escuchar al niño, ¡Qué berborrea!, ¡qué maestro de la palabra!, ¡que amo de la gramática! Un digno sucesor del cafre de su padre, vamos.

Ya que estamos hablando de mentes privilegiadas, creo que en Metropolis pasa algo raro. Tiene que haber alguna radiación muto-alcoholico-genética para que la gente no se dé cuenta de que las coincidencias entre supermán y Clark Kent huelen demasiado a calzoncillo quemado. ¿Es que nadie se da cuenta de que ambos desaparecen y reaparecen a la vez? Y lo que es peor, ¿Es que nadie se da cuenta de QUE SON IGUALES? Allí atracar un banco tiene que ser super facil, te pones las gafas y no te reconoce ni tu madre.

Otra cosa que me molesta de estas películas es la facilidad que tienen los guionistas para diseñar malos en plán cultureta pero estúpidos. El chache Luthor se pasa media película escuchando opera o hablando de mitos griegos y luego no tiene otra idea que crear un continente nuevo para que la gente se deje el viejo y se vaya a vivir allí contigo y con los cuatro espabilaos que te acompañan. ¡Venga! ¡Alegría! Vamonos a vivir todos a una piedra negra pero solo porque él lo quiere, y no vamos a hacer nada por detenerlo, que para eso está supermán.

Si es que, hay que ver, será que yo soy un criticón pero a mi esta mierdícula me ha parecido un cagarro de los que hacen época y animo a todos mis enemigos a que se pasen a verla.

PD: Un saludo a los de Hipertextual, a tiempo estais de tirarme el lazo 😉